TODOS NECESITAMOS QUE NOS QUIERAN

Todos necesitamos que nos quieran.


Hasta el burro de la película de “Shrek”  dice: “quiero que me apapachen”.

 

Y  es que en el día del amor y la amistad todos de alguna manera y así como en diciembre se siente el “espíritu navideño” en este mes de amor, amistad o en San Valentín nos invade o por lo menos nos alcanza a tocar el “bichito” del afecto.

 

Todos, absolutamente todos incluyendo a quien dice que no necesita de nadie.

 

Todos necesitamos que nos toque ese bichito que es el cariño del amor y la amistad. Pues dar y recibir amor y amistad es una de estas capacidades para las cuales el ser humano está ampliamente dotado. Pero no es solo eso; pues se convierte en una necesidad.

 

Existir sin amor es imposible desde el mundo interior. Y es que durante toda nuestra vida establecemos un sin número de relaciones interpersonales dentro de las cuales damos afecto en función de la cercanía, la afinidad y la reciprocidad de ese afecto.

 

De manera inconsciente, nosotros damos amor y amistad esperando obtener lo mismo amor y amistad.

 

Y haré énfasis en que si esperamos de los demás lo mismo que damos a ellos.

 

Muchas veces cuando se da afecto sin esperar nada a cambio, difícilmente hace que la relación prospere.  Cuando no nos sentimos estimulados o retribuidos en el amor y la amistad, esta desaparece y se volca en otras personas de las que si se obtiene un tipo de compensación afectiva.

 

Por esto debemos preguntarnos de cuando en cuando si es esta la relación que yo merezco? Este noviazgo es una relación de crecimiento? Es una relación nutritiva? Me siento a gusto en ella? O….

 

Me agota, me desgasta, me siento explotado o explotada, esta relación no me aporta sino problemas?

 

Las relaciones hay que cuidarlas. En todo sentido, hay que dedicarles tiempo, hay que aportarles diversión, crecimiento, ayuda y amorcito…

Igual en la amistad, influye la frecuencia con que nos relacionamos.

 

Un distanciamiento hace que la falta de trato enfríe progresivamente la relación y si a veces esta puede sobrevivir mucho tiempo es porque la relación ha sido muy solida en el pasado, sin que existan elementos que la deterioren.

 

Sabemos entonces que hay un fuerte vínculo que nos hace sentirnos seguros de las respuestas afectivas de estas personas en cualquier momento de la vida. Y gracias a ellos tenemos noticias de esos “amigos de toda la vida” o de miembros de la familia por los que sentimos un profundo amor independientemente del tiempo y el espacio.

 

Cuando hablo de que el “cariñito”, ese amor y amistad es necesario para todos, me refiero al   hecho de querer a los demás, cuando se da en relaciones francas, sinceras, sanas nos hace sentirnos vivos, útiles, necesarios y satisfechos con nosotros mismos al desarrollar una importante capacidad de nuestra personalidad.

 

El amor, la amistad son dos sentimientos que dan sentido a nuestra vida y que contribuyen al equilibrio psicológico de cada uno de nosotros y de la sociedad.

 

El amor es un sentimiento sublime y la amistad aún más porque ambas son un tipo de unión afectiva.

 

El significado de la amistad, queridos lectores se instaura en la infancia, y estas primeras “adquisiciones” son decisivas para los desarrollos posteriores. Desde el jardín infantil los niños no cuentan con otros a excepción de su propia familia; pero cuando llega al "cole" se inicia su desarrollo de lazos afectivos fuera del nido.

 

Descubrimos a otros, con otros valores, aprendemos a compartir, a confiar a desconfiar y a querer a otras personas.

Tanto la amistad, como las relaciones de pareja son un tipo de relación íntima de dar y recibir.

 

Es afortunado quien tiene un “amigo” y quien tiene un “amor” por eso busque, cuide, quiera, y seleccione bien sus relaciones.

Y no deje que el día de amor y amistad sea frívolamente una fiesta comercial en donde se reparten regalitos del amigo secreto. Pues las cosas, los objetos no significan nada, o casi nada; cobran sentido cuando actúan como mediador en las relaciones humanas.

 

El mejor regalo de amor y amistad que puedes darle a tu pareja o a tus amigos, ya te voy a decir cuál es: Es estar disponible para él o ella cuando te necesita, es la autenticidad de decir y expresar lo que se siente sin máscaras ni reservas. El mejor regalo es la cordialidad que significa aceptación y consideración incondicionales. El mejor regalo es la empatía que es la capacidad de entenderte a veces sin mediar palabras. Y también es la disposición de compartir de puertas para afuera para abrir tu mundo a un “nuestro mundo”.

 

Entonces, cómo vas a poder empacar esos regalos?

Feliz día        amor  y   amistad..!

POR: Katiuska Vera

Psicóloga Individual-Pareja-Familia

Tel  4 821 227