LA ADICCIÓN DE UN SER QUERIDO

“La Adicción de un ser querido…”

 

- “Mami, Marcela la de décimo quedó embarazada…”

- “Estoy preocupada porque el niño no quiere comer verduras..”

- “Isabel, la profe se divorció…”

- “Mami, Juanca esta consumiendo marihuana..”

- “Ayer se perdió dinero en el salón…”

- “La secretaria salió llorando de la oficina…!

- “Un padre de familia se quejó del profesor…!

 

Cuál de estas situaciones parece más grave para usted?

Clara una de mis pacientes ha dicho en consulta que sólo hasta cuando la mamá de Juan Carlos llegó a su casa diciendo: “doña Ma, mi hijo está fumando marihuana y creo que lo hace con el suyo..!

En ese preciso momento comprendió la importancia de prevenir y atender a los innumerables signos de alerta que su hijo había mostrado.

 

Algunas personas creen que sus seres queridos son “inmunes” a los problemas de alcoholismo y adicción. el consumo de sustancias no llegará a tocarlos; o que su familia de alguna manera se encuentra “inmune” a estos problemas. La base de ese pensamiento está sustentado en creer que el alcoholismo y la drogadicción sólo se presentan en las personas que han sufrido traumas psicológicos importantes, poblaciones marginadas, estratos bajos o que se trata de una moda de los adolescentes o de una realidad exclusiva del indigentes.

 

Hoy sabemos que el alcoholismo y la adicción ha llegado a la familia, a todos los estratos y condiciones sociales, a edades tempranas, intermedias, mayores y a todos los géneros. Prueba de ello son los casos conocidos de los famosos, deportistas, familiares cercanos, lejanos o conocidos.

 

Uno de los errores más frecuentes en que las familias caen ocurren por el desconocimiento que se tiene acerca de cómo el problema parece “disfrazarse” de tal manera que sólo se dan cuenta cuando ya es tarde.

 

El alcoholismo y la adicción a las drogas se hacen visibles de manera temprana a través de signos y  comportamientos que pocas veces resultan claros para la familia. Estas señales de peligro son entre otras algunas como: El cambio en la personalidad o constantes fluctuaciones del estado anímico, pereza extrema, desmotivación generalizada, aislamiento familiar, salidas nocturnas o extrañas, perdida o aumento inexplicable en el apetito, ojos rojos, olores extraños, comportamiento raro, cambio en el lenguaje y expresiones del medio de consumo, altanerismo, dormir demasiado, insomnio o inversión del horario en el cual se duerme día y se mantiene activo durante la noche; pérdida de dinero u objetos en la casa, deserción académica  o laboral repetitiva que se manifiesta como inestabilidad académica o laboral, cambios repentinos de trabajo, ser despedido frecuentemente, bajo rendimiento académico, deseo de desertar del estudio, cambio de carrera frecuente etc. Indisciplina laboral o escolar, amistades con consumo reconocido, cambios en la apariencia, mentiras frecuentes, encontrar objetos extraños (miga de cigarrillo, sustancias, botellas de alcohol, pipas, droga, gotas etc). Recurrencia de encuentros con personas exclusivamente para ingerir alcohol o sustancias y el aumento en los conflictos familiares, falta de colaboración, agresividad, aislamiento, poco o ningún aporte económico, e irresponsabilidad, hacen parte de las señales que frecuentemente están relacionadas con los problemas de alcoholismo y adicción.

 

Es importante estar constantemente atentos a cualquier signo que pueda estar anunciando un consumo problemático de alcohol o drogas en los hijos; pero a la vez es importante prevenir su presentación incrementando la dedicación de tiempo para ellos, estimulándolo a participar en diferentes actividades en las que pueda conocer amigos, informándose e informándolos acerca del peligro real del consumo, hablándole sobre la pérdida de la libertad que ello implica y de la dependencia destructiva que trae a su paso.

Es importante conocer y relacionarse con los padres y amigos de sus hijos; enterarse de dónde se encuentran; a qué amigos frecuentan, qué tipo de influencia tienen,  apoyarlos en los momentos difíciles sirviéndoles de compañía y orientación así como comunicándose acertadamente desde una posición adulta y de afecto que aporte a su autoestima y auto- imagen.

 

Sea claro a la hora de enseñarle algunas estrategias para decir “no” al consumo.

 

Si usted identifica alguna señal peligrosa o sospecha de un problema de alcohol o consumo de drogas no dude en consultar a un especialista en la materia, un psicólogo con experiencia en el área le será de gran ayuda para orientar, prevenir o tratar un consumo problemático de alcohol o drogas.

 Por: KATIUSKA VERA ZAMBRANO

Psicóloga Clínica

Especialista en Farmacodependencia.

Teléfono: 4821227

Bogotá- Colombia

Autora de los libros "El Pensamiento del Adicto", "La Adicción de un ser querido", "Guía de Adicciones para el docente", "Adicción y Candidez" ADQUIERALOS A DOMICILIO LLAMANDO AL TELÉFONO (571) 2316979 Bogotá-Colombia