¿COMO ENFRENTAR LAS ADVERSIDADES?

¿Cómo enfrentarse a las adversidades?

Todas las personas tienen encuentros inevitables con dificultades, problemas o adversidades. Sin embargo lo que es problema para una persona, no lo es para otra. Por ejemplo para una mujer su edad puede ser un gran problema, porque “cree”  que está muy tarde para tener hijos, porque la “va a dejar el tren”, porque está enamorada de un hombre menor que ella,  porque es un profesional muy joven y no le creen. Sin embargo, para usted puede que la edad sea lo último que le preocuparía en este momento.

Algunas personas desean que le sean respetados sus espacios y quieren estar solas, en cambio para otras  la soledad es un sentimiento que le deprime.

Por qué nos ocurre esto?

Simplemente por lo que “creemos”, por nuestras “creencias” y nuestras “actitudes”. Sí; por la forma en cómo interpretamos nuestras vivencias, por la forma en cómo interpretamos las experiencias que se nos presentan. Muchos, frente a la adversidad, los problemas y dificultades procuran “encontrar la fuerza”,  ponerle “sentido” a lo que ocurre. Este grupo de personas tiene la capacidad de ver en sí mismos “algo más” de lo que se perdió.

En medio de mi trabajo, he conocido personas maravillosas- y usted también-,  personas que con alguna limitación física o mental nos dan tan bonita lección, enseñándonos y mostrándonos a todos que ellos “son” mucho más que dicha limitación y la actitud de todos ellos no ha sido estar preguntándose indefinidamente ¿por qué a mí?. Ellos han soltado la culpa y no han tomado las adversidades como algo personal. 

Estoy hablando de todos esos hechos dolorosos como calamidades, accidentes, pérdidas y catástrofes naturales entre otras.  Estas personas, son agradecidas con lo que tienen y dejan de pensar en lo que no tienen o en lo que perdieron.  Es una actitud mental desarrollada; después del tornado, la avalancha, la inundación que arrasó con “todo” lo que “tenían” sigue quedando algo, tal vez lo más importante: La vida, la inteligencia, la salud, la familia, la dignidad, el amor, el conocimiento, una lección, la esperanza. Siempre hay “algo que queda” .

Las adversidades tienen sentido en la vida de todos nosotros y debemos sobreponernos, pero sobre todo, debemos  aprender  y comprender el sentido de estas adversidades.

Recordar el caso de Julio Iglesias nos ilustra como una adversidad  se resuelve dependiendo de la actitud que se tiene frente a ella. Julio Iglesias jugaba para el equipo de futbol del Real Madrid, cuando sufrió un accidente que le impidió jugar y le llevo a la cama. Durante este tiempo, Julito tomó una guitarra y comenzó a cantar; lo demás, ya lo sabes.

Algunas personas toman el sufrimiento y lo trascienden… buscan una “excusa para seguir adelante”: los hijos, el trabajo, el estudio, la familia, ayudar a otros, un proyecto, etc. Frente a la adversidad han dejado de perder el tiempo pensando en lo que no tienen, en lo que no pueden hacer o en lo que desean; han hecho algo mucho mejor centrándose en lo que sí tienen y lo que sí pueden hacer.

Así frente a los problemas debemos preguntarnos qué parte del problema nos corresponde, y también qué parte de la solución nos pertenece. Debemos ponerle un límite de impacto a la adversidad; es decir no permitir que esta invada o contamine otras áreas de la vida, no podemos quedarnos en el pasado ni en el momento en el que ocurrió la adversidad; hay que seguir, hay que pensar hacia adelante y no hacia atrás.

Todos los seres humanos tienen adversidades, pero lo único que los diferencia es la actitud con que se enfrentan a ellas. Algunos se enfadan, otros se enfrentan, unos se derrotan, otros se compadecen y se quejan. Los otros no se preguntan por qué, ni buscan culpables, estos aceptan lo que está ocurriendo pero buscan cómo salir del lío, cómo superarlo, cómo aprender de la circunstancia y volver a empezar sin cometer errores. Decidieron tomar el pasado solo para comprometerse con el futuro. Las crisis del pasado adverso nos fortalecen.

En este grupo de personas existe una voz interna que se dice cosas positivas, muchos negociantes estuvieron antes en bancarrota… pero crearon otro negocio,  supieron que debían hacer cambios radicales para volver a empezar.

Si usted me pregunta cómo debe enfrentar una adversidad? Le diría: Comience con una buena actitud. ¿qué voz interior prefiere escuchar: la positiva o la negativa? ¿va a tomar una posición de derrota y queja, o va a tener una posición activa y buscar una condición mejor para Usted?

Al fin y al cabo al interior de cada uno de nosotros existe la posibilidad de tener una actitud  positiva y también una negativa, usted debe elegir cuál va a ser la suya.

Así, que si está pasando por una adversidad, una dificultad, un problema y quiere solucionarlo, haga una sola cosa: póngase en disposición y “manos a la obra” porque el tiempo pasa.

Por: Katiuska Vera

Psicóloga

Individual-Pareja-Familia

Teléfonos: 4821227