EL MATONEO (BULLING)

LA TIRANIA MODERNA DEL MATONEO O BULLING:

Que es, qué hacer

Qué es ?

 

El matoneo o bulling es una forma de intimidación que se realiza constantemente de manera directa o indirectamente sobre una persona, que a la larga conduce al deterioro de su autoestima.

 

Se produce sea humillando a la persona, haciéndola sentir mal, marginándola o excluyéndola de actividades llevándola al retraimiento y aislamiento del grupo. También se presenta bajo cualquier tipo de maltrato, de manera que se vuelve tan vulnerable que se le genera daño físico o psicológico.

 

Actualmente utilizan las redes sociales para hacer públicas sus burlas, juicios y acosos.

 

Esta forma de acoso se puede producir de forma directa o indirecta cuando por ejemplo festejamos o apoyamos los abusos y las burlas de quienes lo hace directamente.

 

Por qué ocurre el matoneo?

 

Lo que hemos observado de los niños que hacen matoneo o bulling es que en muchos casos ellos mismos sienten que sus profesores y sus padres no les prestan atención.

 

En otras ocasiones ellos han observado a sus padres o a sus propios hermanos conseguir lo que deseaban usando la agresividad y la intimidación con otras personas. Lo que hacen es imitación…

Esto muestra que en casi todos los casos estos niños han sufrido la intimidación en algún momento bien sea por parte de sus hermanos e incluso de sus padres.

 

Podemos también culpar a la tele, los video juegos, las películas, y la negligencia de los padres para enseñar a sus hijos el respeto por el otro.

 

A los burlones les gusta utilizar la presión del grupo, ya que esto es poderoso, el grupo los sigue porque piensan que es divertido pero no se dan cuenta de que están causando daño en la autoestima de un compañero cuando los someten o los llevan al desespero hasta hacerlos llorar, suplicar, pedir perdón, humillarse etc.

 

Qué podemos hacer?

 

Debemos hacer muchas cosas para evitar que se presente o para parar cuando está comenzando.

 

Debemos vencer la indiferencia o el error de quitar importancia al problema.

 

No podemos seguir pensando que la solución es agredir al otro cuando nos agreden.

 

Debemos actuar sabiendo que somos responsables de nuestros hijos y estamos en la obligación de protegerlos.

 

Cuando los padres no están presentes cualquier adulto será el responsable de los menores y protegerles independientemente del lugar en el que ocurre el acoso.

 

Las instituciones tienen un papel importante en lo que corresponde a normas de buena conducta dentro de la institución; cuando esto no funciona la institución estará condenada a la deserción de sus miembros.

 

Los docentes y representantes de las instituciones deben estar presentes en todos los lugares velando a que esto no se presente.

 

Los buzones de sugerencias (activos y en buenas condiciones de lugar que garanticen la privacidad etc.) son una buena estrategia para enterarse de los por mayores y por menores de situaciones que requieren atención incluyendo el matoneo.

 

En los colegios es importante realizar charlas, talleres de padres, conferencias y programas de monitores por ejemplo relacionados con la prevención y el manejo de este tipo de tematicas.

 

Los docentes deben estar atentos en la identificación de casos cuando ocurren.

 

En todos los casos, lo que no puede ocurrir es dejar pasar la situación sin hacer nada, o pensar que es algo de poca importancia. Sin exagerar, la burla, la amenaza o los golpes a otra persona se deben parar para que no se repitan. Se debe llamar la atención y seguido de un acto de reparación. Es un asunto serio.

 

Es distinto burlarse del otro a reírse “con” el otro.

 

El acosador, generalmente hace sentir tan mal al otro, que este último llega a pensar que hay algo malo en él, siente que no puede ser feliz, y siente miedo. En casos extremos vemos que la victima llega a sentirse tan agredido que tiene reacciones letales contra el acosador, son ese tipo de casos que vemos en los noticieros en donde los muchachos se van contra todo su salón de clase llevando a cabo actos mortales hacia ellos o casos de autoagresión y suicidio.

 

Si sabes de alguien que sufre de acoso, matoneo o bulling, o te sientes víctima de este tipo de situaciones es importante que sepas que no eres tu el del problema. Es el acosador el que tiene el problema.

 

Y es muy importante que hables de lo que te está ocurriendo con un adulto. Este adulto a su vez tendrá que tomar una de las siguientes acciones:

  1. Acercarse a la institución o a las autoridades, y denunciar el comportamiento
  2. Utilizar el buzón de sugerencias como una forma de denuncia anónima si se quiere
  3. Acudir incluso a protección legal desde lo jurídico en alguna comisaría de familia denunciando sus sospechas o certezas de acoso.
  4. Acudir a la unidad de delitos informáticos cuando el acoso, calumnia o matoneo se realiza a través de medios virtuales, chats, teléfonos etc.
  5. Acudir a un psicólogo para que te de elementos con los que puedas responder a la situación por la que estas pasando, reivindicar tu autoestima, tu angustia y el deterioro de tu tranquilidad, acciones que te llevaran a aumentar tu seguridad. El psicólogo también te ayudará a practicar otras acciones que puedes llevar a cabo frente a ello y ayudará a la familia a tomar acciones y decisiones que ayuden a resolver la situación cuando la institución no toma las acciones.

Tu enemigo no es el matoneo, es el miedo, la permisividad, la indiferencia y el silencio.

Terminemos paremos ya con esto.!

 

POR: Katiuska Vera 

Psicóloga

Individual-Pareja-Familia

CONSULTAS TEL 482 1227